+480 paginas 
explicación, tabs, diagramas
...

¿A QUIÉN ESTÁ DIRIGIDO?

 

A guitarristas de cualquier nivel (o por lo menos un amplio rango); Enseñando he comprobado qué le funciona tanto a personas que están empezando, como a estudiantes de música, guitarristas profesionales y por otro lado, me ha servido mí mismo, cuando lo encontré y ya llevaba unos 15 años explorando la guitarra e incluso tenía mi “cartón” de maestro en música, así que cuando digo “cualquier nivel” no lo digo a la ligera.

 

Y… ¿PARA QUÉ ME VA A SERVIR?

 

Como solo les puedo hablar desde mi experiencia y además, hasta el día de hoy continuo encontrando beneficios y aplicaciones a este sistema, no puedo predecir ni afirmar que todas las personas van a ver la misma utilidad que yo vi, lo que sí puedo hacer, es contarles para qué me ha servido, tanto desde mi perspectiva como instrumentista y tanto como docente.

Como instrumentista:

  • Entender el diapasón y naturaleza implícita de la guitarra (en afinación estándar) de una manera práctica y musical.

 

  • Entender el comportamiento de la mano del diapasón y la relación ojo/mano en la guitarra.

 

  • CERTEZA VISUAL: he comprobado que si uno ve con claridad las notas que puede tocar, antes de tocarlas (habilidad que llamamos “VIZUALIZACION”), todo lo demás mejora: el ritmo, el sonido, el discurso, etc. Ya que muchos problemas vienen de no ver con claridad en la guitarra las notas disponibles, ni hacia donde nos vamos a mover, por eso muchas veces en mis clases (y en este libro) digo: “hay que ver antes de tocar”, porque muchos guitarristas dejan que sus dedos decidan por ellos y de allí nacen muchos problemas.

 

  • ORDEN – CONSOLIDAR UN SISTEMA: Organizar y manipular mejor todo el vocabulario visual  es decir los “Diagramas” de todas las escalas, arpegios, acordes etc. que tengo en mi memoria/mente.

 

  • Aprender a estudiar el diapasón mentalmente (sin la necesidad de la guitarra).

 

  • Poder Crear, Entender Y Memorizar efectivamente los diagramas de cualquier escala/arpegio en la guitarra.

 

  • Aprender a moverme solo lo necesario para encontrar X triada o escala.

 

  • Reflejar más efectivamente en mis improvisaciones (más coherente y orgánicamente) los cambios armónicos.

 

  • Transportar o encontrar la misma frase en diferentes puntos de la guitarra con más facilidad.

 

  • Improvisar solo con una nota (Sin aburrirme).

 

  • Preocuparme menos por cargar un compendio de diagramas y quedarme solo con lo que manipulo y comprendo mejor, no obstante este sistema hace que sea mucho más sencillo memorizar, y creo firmemente que entre más vocabulario visual poseamos, más variada y completa va a ser nuestra música (tanta a nivel compositivo como improvisativo).

 

  • Poder crear cualquier diagrama de una escala o formula dada en mi mente y luego en la guitarra, de una manera más inmediata y práctica, en tiempo real

 

 

Y desde la perspectiva pedagógica:
 

  • Organizar mejor mis clases, generando un vocabulario más práctico y eficiente al enseñar, por lo que, como mencione, todo queda consolidado en un solo sistema. Esto también le da una sensación de dirección al estudiante, creo firmemente que si una persona domina cierta cantidad, no muy robusta, de rudimentos básicos, tanto de ritmo como melódico/armónico, pueden tocar cualquier cosa, o por lo menos una cantidad más amplia de géneros. A mi este sistema me facilito infinitamente el proceso de enseñanza y por eso siempre empiezo por acá, por el , con absolutamente todos mis estudiantes, de cualquier nivel, hago la analogía que esto es como instalarles un sistema operativo en la mente, una vez instalado, podemos hacer muchísimas más cosas, más creativas y más interesantes para ambos, tanto quien aprende como quien enseña.

 

  • Lograr resultados en tiempo record como por ejemplo que estudiantes toquen sobre cambios armónicos de un blues por ejemplo, sin moverse más de lo necesario, haciendo sentir la armonía, sin ser estudiantes de música; digo esto porque esta suele ser una “habilidad” (la de hacer sentir la armonía en la improvisación) que solo se le atribuye a músicos profesionales, ya que efectivamente conlleva mucha practica y años de estudio, pero este sistema me ha funcionado para democratizar dicha habilidad entre guitarristas que no necesariamente tocan jazz.

 

  • Hacer que muchos estudiantes se interesen más por la improvisación, por los cambios armónicos, o por su musicalidad, que por la técnica y por tocar rápido, no pasa siempre pero es bonito presenciar cuando pasa progresivamente.